Joel D Bolivar C

Verbo Criar – Episodio 8

Los beneficios que ofrecen las rutinas en los niños impactan en el desarrollo social, capacidad de adaptación al mundo y estimula su inteligencia emocional a lo largo de su vida.  Esto se debe a que somos seres de rutinas.

Las rutinas en niños representa la forma  de adaptación a los niños al contexto social, inicialmente asociado a la alimentación, el aseo y el sueño. Más adelante, se adiciona las relaciones humanas y la escolarización, vestirse, saludar, cumplir horarios, entre otros.

Sin duda, nuestros niños necesitan rutinas para sentirse seguros y aporta a su desarrollo emocional. La labor de todo padre, madre o responsable de crianza es enseñarle rutinas básicas y mantener el control mientras aprende.

¿Qué es una rutina?

La invitada a este episodio Lic  Anna Andreatta, gerente educativo, especialista en neurodesarrollo y coach de familia, nos aclara que:

Lic. Anna Andreatta
Gerente Educativo, especialista en neurodesarrollo, Educación Especial y Coach de familia

“una rutina es la repetición de una actividad hasta que se convierten en un hábito”.

Lic. Anna Andeatta, Episodio 8, Verbo Criar

Usualmente, al despertar en la mañana, nos levantamos de la cama, vamos  al baño a orinar, cepillar los días, bañar y cambiarnos de ropa. De aquí pasamos al desayuno, salir de casa, trabajar o estudiar… y así hasta el final del día.  

Todo esto hace una rutina y una estructura que formará parte de tu personalidad.

Las rutinas nos da capacidad de trabajo y seguridad en lo que hago, eso nos da tranquilidad y ser predecibles.

Una vez que nos adaptamos a la rutina, se convierte en hábito. Y a partir de allí podemos hacer pequeños cambios en las rutinas para introducir adaptaciones. Lo importante es instaurar la estructura.

Beneficios que  ofrecen las rutinas en los niños:

Para resumir la experiencia de Anna Andreatta, sobre los beneficios que ofrecen las rutinas en niños, enumero lo siguiente:

  1. Brinda seguridad a los niños
  2. Desarrollo de estructuras claras.
  3. Capacidad de adelantarse a los eventos.
  4. Son constantes y le dan valor a las metas
  5. Capacidad de explorar, medir resultados de sus acciones y adaptar las rutinas.
  6. Sentido de cooperación, pertenencia y empatía hacia su entorno.

Estos beneficios apunta hacia el desarrollo de la personalidad y capacidad para adaptarse al mundo laboral. Al tener claridad en las metas se está preparando a una persona de éxito.

Lo importante es que, las rutinas en los niños se empiezan a construir desde sus primeros días de nacido, cuando creamos su rutina de alimentación, aseo, juego. Los adultos somos los responsables de crear esas estructuras y ayudarles a adaptase al mundo.

Con ello le regalaremos constancia, curiosidad, seguridad en sí mismo, capacidad de empatizar y cooperar con otros.

Recuerda que no estamos solos en el mundo de la crianza, hay muchas personas compartiendo información para ser mejores padres cada día. No hay manuales, ni guías mágicas, te invito a explorar los temas abordados en Verbo Criar, el Podcast. También puedes acceder a una sesión privada.

Especialista invitada:

image

Anna Andreatta

Especialista en Neurodesarrollo

Una de las cosas que necesita el ser humano para funcionar es una estructura y eso inicia con los hábitos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *